F. RODRÍGUEZ RUIZ

Granada, 1962

“Con Francisco Rodríguez nos encontramos ante un pintor con una técnica exquisita y un mensaje que deja al margen los peligros de repetición y superficialidad que se pueden atribuir críticamente a la nueva expansión del hiperrealismo. La voluntad de renovación y la aportación profunda del artista hace que cada obra tenga un proceso de construcción, un camino en el inte- rior de la persona, con los recuerdos y con las emociones, con los objetos y las imágenes que lo acompañan en la vida. de modo que nos encontramos ante una obra poética, de historias, nostálgica en algunos casos, en la que podemos compartir la esencia de nuestros propios recuerdos a través de imá- genes que pueden ser comunes y compartidas. Todas las imágenes son profundamente humanas, vividas, atrapadas en la memoria individual o colectiva. Seguramente es eso lo que las hace tan atractivas, tan familiares y cálidas”.

 

ROSSEND LOZANO. Historiador de l’art